I la lavanda, cap per avall.

Avui he fet una foto d’una lavanda que he penjat cap per avall. Perquè s’assequi i ens perfumi la casa.

L’he vist tan sola i tan bonica, totes les flors mirant a terra, i per única companyia, la dels murs fets de maons … Que m’ha semblat que em volia dir alguna cosa.

I jo allà, davant d’ella, palplantada. I la lavanda cap per avall.

M’ha fet l’efecte que jo també estic una mica capgirada, i una mica del seu color.

Potser és que no en sé de tenir amics i m’anava millor quan no em preocupava.

Dec tenir una mena d’imant dins meu, però que fa l’efecte a l’inversa…

És ben bé que en lloc de ganes, hi dec posar alguna cosa estranya, entremig de les bones intencions; que desconec, però que m’allunya de la gent, en comptes d’apropar-m’ hi.

També podria ser que tots ells no em convinguessin, i fos un efecte ancestral, del meu Karma autoimposant-se, i jo enlloc d’adonar-me’n, vinga a aferrar-m’ hi, tossuda, tot i sentir per dins una veueta molt i molt baixa, que xiuxiueja, que el problema, puc ser jo.

He provat d’estar quieteta, no mostrar massa “la fera“; mesurar les paraules, i els impulsos que em delaten, però no me’n surto, perquè llavors no em sento jo.

I no ser jo m’esvera molt i massa, i irremeiablement em fa entrar en les meves estimades fases “de perdidos al río” i de “fins aquí hem arribat“.

Aquí em sonen les alarmes, que conscientment (però del tot) ignoro.
Perquè quan arribo a aquest estat, em declaro profundament anarquista, radical i militant de l’acció directa més shakespeariana, i malgrat no haver estat mai mai roja –roja, em pinto de magrana, i de magenta també si cal.

De vegades la vida no empitjora, però tampoc ajuda al fet que millori, ni poc ni gens, i al cap d’uns dies, estic tan interiorment insatisfeta, que posteriorment em surt la ràbia (incapaç encara de dir-li encara pena) i em sorprenc i em meravello, diversos cops i reiteradament, perduda en mil discursos jo soleta, que es resumeixen en una sorpresa trista i líquida… Que em regalima per dins, i m’inunda també per fora, tenyint-ho aquest cop tot de blau ben fosc…

Fins que a la fi ja m’ho puc dir…

Quina tristor que no em trobin a faltar…

I al cap d’una estona, encara em costa més d’entendre que puguin riure les gràcies a algun imbècil, abans que fixar-se en aquella darrera, última i quasi perfecta frase del meu blog, i de com n’és de preciosa i absolutament fabulosa; i arribo a pensar que potser sí que ho veuen, però per fotre’m, no em diran res.

I arriba llavors la reflexió final: una persona com jo… És ben clar el perquè no pot tenir amics!!!

I m’aturo i rumio si he estat així de sempre, o que coi m’ha passat… Però l’endemà em llevo i ja m’ho prenc d’una altra manera, potser ahir aquella copeta em va fer ballar una miqueta massa el cap…i a més jo he quedat per sopar aquest divendres. Res, res… Amb tot plegat, em sembla que m’ he atabalat.

He conegut una altra gent i no m’he sentit gents desplaçada.

Si m’hi esforço una miqueta potser aconseguiria de caure’ ls hi bé!!

 

 

 

 

Anuncios

The ball. 


Tengo la muerte dando (me) vueltas

a la vez que no se quiere acercar.

Me acecha y me baila, en un soneto burlesco.

Me besa y se aleja…me besa y se aleja…Me besa.

No se deja tocar.

(Voy a llenar las ventanas de flores)

Terapia LITERAL 


Y ahora escribo,

como si me fuera la vida, ahogo las palabras con mi ansiedad, las exprimo, les saco la punta, les borro la tinta, las desmenuzo; violo su esencia. Las someto contra el papel…pervirtiendo los versos.
Y entre párrafo y párrafo…Intento aspirar una bocanada de aire, que me permita, de nuevo, volver a empezar.
Creo que me he vuelto una torturadora de la oración. 
En el más LITERAL de los sentidos.
Y cuando no escribo, I’m lost in translation, no entiendo el lenguaje que habla mi mente ni corazón. Soy tabula rasa, vacía, perdida y sudo el mono de teclas.
Soy una addicta. Me siento borracha de tinta y cursiva.
No sé si tendría que pedir ayuda. 
¿Algún tratamiento para el dolor, para el dolor del alma ? ¿Quién te ayuda? ¿Qué pastilla dan para calmarlo?
(…) ;(!?/-“:;@
¿Y si me visto de verde?
¿Y si pintara sonrisas en el papel? ¿Y convertir las letras en notas, y escribir música, a un ritmo bestial?
Funcionaría quizás, para alejar la pena…
Quizás sería mejor que tanta humedad, con sabor a sal.
Si: mejor que lágrimas…compases.
Ahora hago música; como si me fuera la vida, ahogo la melodía con mi ansiedad…

Pero sé que sonrío de mientras

Escribir a Sergi


Necesito escribirte, sola, porque todo lo que me rodea hoy, me lleva a tí…

Necesito hablarte, sola, porqué mi mundo de ahora no te conoce y no encuentro apoyos, ni a quien preguntar…No tengo a quien llorar. De algún modo me acerco, y me parezco más a tí. Nadie te cogió de la mano, ese 7 de febrero? ¿Ni mientras tomabas una pastilla más, una pastilla más… Otra pastilla.. Y luego otra…?
Bajo un cielo gris, y un frío extranjero… Qué soledad. ¿En que pensaste en tus últimos momentos? ¿Le escribiste a alguien? Te robó la pena el aire…La pena te robó el suspiro último, y tu último adiós.
Dijiste que volvías… Nadie supo, nadie sabrá si encontraste el camino. ¿Hacia dónde?
Sólo nos dejas preguntas. Y dos semanas más tarde, ¿Yo que hago con todo esto? ¿Y cómo convivo con esta pena? ¿Cómo podría crear algo bonito con tantos tonos de azul?
Hoy te noto a mi lado. Si lo cuento en el trabajo empezaran a sospechar. Yo y mis cosas, mis percepciones. Ya empiezo. No está bien.

No te recordaba aunque te sabía vivo. Ahora te siento y sé que no lo estás.

Paseo por la casa y sé que me sigues. Noto que te da verguenza, pero tambien que quieres quedarte, y te tendré que volver a echar. Como la otra vez, antes de que me lleves contigo.
¿Qué sentiste, en el último instante…? ¿Te acordaste de mí? ¿De mi miedo a que te fueras? ¿Te llegó? ¿Sentiste alivio al encontrar el camino? ¿Te asustaste cuando ya no había vuelta atrás? ¿Te dolió, como me duele a mi el alma?
Necesito escribirte. Necesito invitarte a ir, de nuevo. Y hacerlo bonito. Necesito empezar a escribir el duelo. A escribir el adiós.

Escribir a Sergi.