RACHEL, o el text inèdit. Fotos: Anna Falgar. 

Text 1:

Hay flores en la cuneta, tienen gotas de rocío.

Saben a sal, a lágrimas insensibles recortadas por el viento y el frío, que se escapan y vuelan libres des de detrás del manillar.

No siento el aire en las manos.

Se diría que no existo; voy borracha de velocidad.

Siento dentro la pena y la risa, y los recuerdos.

Mientras… voy envejeciendo y me despido de los que dejé atrás.

Hay flores en la cuneta, se marchitan con el sol.

Yo dibujo una cruz con tu nombre y te sé vivo y junto a mí.

Te viajo en el alma, y en el asiento de atrás y el paisaje se desdibuja, pero no tu rostro.

No hay flores en la cuneta.

Vuelvo a casa junto a tí.

 

Text 2:

Hay flores en la cuneta, tienen gotas de rocío.

Saben a lágrimas que se escapan y vuelan libres tras el manillar.

Se diría que no existo; voy borracha de velocidad.

Corro y voy envejeciendo, sin despedirme de lo que dejo atrás.

Hay flores en la cuneta, se marchitan con el sol.

Dibujo una cruz con tu nombre; te sé vivo junto a mí y te viajo agarrándome en el asiento, detrás.

Ya no hay flores en la cuneta, amor.

Vuelvo a casa. Junto a ti.

 

Text 3:

Hay flores en la cuneta, tienen gotas de rocío.

Saben a sal, a lágrimas insensibles recortadas por el viento y el frío, que se escapan y vuelan libres tras el manillar.

No siento el aire en las manos.

Se diría que no existo; voy borracha de velocidad.

Me bailan dentro la pena y la risa.

Mientras… voy envejeciendo y me despido de los que dejé atrás.

 

Hay flores en la cuneta, se marchitan con el sol.

Dibujo una cruz con tu nombre y te sé vivo junto a mí, y te viajo agarrado al asiento, detrás.

Ya no hay flores en la cuneta, amor.

Vuelvo a casa. Junto a ti.

Anuncios

NEREA, o una porta oberta i al fons, el mar. Fotos: Anna Falgar

 

 
Deixa la porta entreoberta, que no vull fer-te soroll.

Vindré descalça.
Just quan t´adormis amb les galtes enceses de sol i de vida, i se’t despentinin els cabells amb la remor del mar.

No caldrà que expliquis res; jo t’esbrino la mirada, i ho endolcim amb vi calent.
No tanquis la porta aquesta vesprada,

 

Ja abràs que seré jo.