Las que luchamos para sacar la cabeza del agua, y no nos hundimos nunca, en realidad somos las que no sabemos nadar.

Llegar a la orilla, no es el objetivo. Es surar, respirar y no ahogarse en el intento. De este modo es como capeamos las tormentas. Nadie sabrá nunca, el pavor que le tenemos al mar. Forma parte de nosotras.

Mujeres de agua forzadas a serlo, líquidas, mimetizadas entre la espuma y la sal.

No somos sirenas. Somos anguilas sobreviviendo a base de las descargas de nuestra propia electricidad, con las que os alumbramos el puerto en las noches más oscuras, hasta que llega el Alba, y vuestros ojos se fijan, sin quererlo, en la belleza superior de otra luz que brilla más alto, más firme, más tierna…menos incómoda.

La tormenta ya pasó. Para qué recordarnos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s