Del 2014 no me quise ni despedir… Me encontró durmiendo con mis dos hijos en la cama, sin mucha confianza puesta en el año que entraba. No hice las uvas. No brindé. No hablé con casi nadie.Al 2015 que llegaba, le cerré los ojos y me dormí en su cara. A veces pienso que esta chulería me ha salido un poco cara, otras sin embargo me sonrío a mi misma por esta capacidad de seguir siendo tan pasota a los 37.

2015…

Me ha tenido entre las cuerdas. Me ha hecho viajar por los quirófanos, deprisa de prisa y sin pensar mucho. 2 veces.

Me ha roto los esquemas, derramar algunas lágrimas, mantener mucho silencio (a pesar de las ganas inmensas de gritar) y declarar un golpe de estado a mi cuerpo, y prohibirle, censurarle, (suplicarle) que los resultados de la segunda vez no salieran otra vez mal.

Ha conseguido que me enamorara perdidamente (otra vez) de por vida: Gael me tiene atrapada.

Me ha hecho tener tripita, y reirme contenta, deconstruirme y caerme de la higuera.

Estar a punto de no tener autoestima, y de querer huir.

Me ha enseñado a reconstruirme luego…

A aceptar que estoy muy sola y ” no passa res”.

A volver a escribir…

A saberme Íntegra.

A tener proyectos e inventar rincones hermosos.

A no querer mal a los que no me quieren ( o ya no quiero).

A decir ADIÓS.

No ha sido un mal año, creo.

Pero por si a caso… Solo por si a caso… Mañana no me duermo.

Feliz 2016… gente maravillosa!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s